¡Bienvenido verano!

¡Bienvenido verano!

Hoy hemos dado la bienvenida oficialmente al verano. Una época del año en la que aumentan los riesgos para nuestra piel. Y es que durante estos meses pasamos más tiempo al aire libre, nos exponemos más al sol… razones por las que debemos estar al tanto de nuestra piel y no olvidarnos del cuidado de la dermis. Por eso, os dejamos los cuidados básicos para que tu piel no sufra durante el verano.  

Protector solar. Tenemos que proteger a diario nuestra piel, no solo durante la época estival. En estos meses es recomendable que lo hagamos con fotoprotectores solares de amplio espectro y repetir la aplicación del producto cada dos horas si nos exponemos de forma continuada al sol y tras bañarnos. No olvides proteger también tus labios con un producto adecuado para esta zona.

Piel limpia e hidratada. La higiene facial diaria es un paso vital para mantener tu piel sana. Eliminamos impurezas y restos de maquillaje. También tenemos que mantener la piel hidratada pues ahora es normal que se seque con más facilidad. Lo ideal es hacerlo con productos emolientes para que la piel recupere la hidratación. Si nos bañamos en la piscina es muy importante que eliminemos el cloro para evitar así que nuestra piel sufra.

La alimentación también influye, y mucho, en el aspecto de nuestra piel. Ahora es prioritario incrementar la ingesta de verduras y hortalizas, así como alimentos ricos en antioxidantes y vitaminas A, C y E. La vitamina E ayuda a prevenir la degeneración celular, ayuda en el proceso regenerativo en caso de cicatrices y acné y contribuye al aumento del flujo sanguíneo de la piel. También tenemos que beber mucha agua.

Con estos sencillos cuidados mantendremos nuestra piel sana durante el verano. Ahora solo queda disfrutarlo.